Land Rover Defender Eléctrico: ¿Anticipando el futuro de los 4×4?

 

land-rover-electric-defender-geneva-motor-show-4Con la presentación en el Salón de Ginebra, de este 4×4 puro, la marca Land Rover da un paso adelante en el desarrollo de vehículos todo terreno totalmente amigables con el medio ambiente, anticipando un futuro muy eficiente para estas máquinas.

El Land Rover Defender eléctrico, basicamente es una versión sin motor diesel del todoterreno por excelencia de la marca británica, que se presenta como prototipo, y que ha sido utilizado por los ingenieros para desarrollar y adaptar las nuevas tecnologías en automóviles en los terrenos más difíciles.

land-rover-electric-defender-geneva-motor-show-1Debido a que los motores eléctricos entregan su par máximo desde el arranque, la caja de cambios ha sido reemplazada. El motor eléctrico que monta este prototipo Defender es de 70 kW (94 CV) y 330 Nm, alimentado por una batería de iones de litio de 300 voltios con una capacidad de 27 kWh, lo que le permite una autonomía de más de 80 km. En condiciones “off-road”, la batería puede durar hasta ocho horas antes de volver a ser cargada, ya que la baja velocidad con que usualmente se sortean los obstáculos permite que la carga de la batería dure mucho más. Esta se puede cargar completamente con un cargador rápido de 7 kW en cuatro horas, o con un cargador portátil de 3 kW en 10 horas. La batería pesa 410 kg y va situada en el capot frontal.

Los componentes principales del sistema de propulsión eléctrico, incluyendo batería, inversor y motor, son enfriados por aire omitiendo la refrigeración líquida que no sólo evita un contaminante más sino que mejora su peso total.

land-rover-electric-defender-geneva-motor-show-5-1Este Defender eléctrico, mantiene el sistema de cuatro ruedas motrices con bloqueo de diferencial, integrado con una transmisión compuesta por una caja de engranajes de una sola relación, con una reducción final de 2.7:1. También se ha incorporado una versión modificada del Terrain Response ® System de Land Rover.

Los vehículos han sido desarrollados por el equipo de Ingeniería Avanzada de Land Rover (Land Rover’s Advanced Engineering Team). Se puede afirmar que son vehículos todo terreno totalmente amigables con el medio ambiente debido a que en las pruebas realizadas no sólo pudieron halar un remolque de 12 toneladas por una pendiente de hasta el 13 % o superar un vadeo de 80 cm de profundidad, sino que de acuerdo con la filosofía de Land Rover “Tread Lightly” (Circulando con Cuidado), la suavidad y capacidad de la transmisión eléctrica a baja velocidad permite que los Defender eléctricos estén especialmente adaptados para superar obstáculos sin dañar el suelo innecesariamente.

En esta versión del Defender, el frenado regenerativo se ha optimizado de manera que, con el control de descenso de pendientes, el motor puede generar 30 kW de electricidad. Debido a que la batería se puede cargar muy rápidamente a una tasa de hasta el doble de su capacidad de 54 kW sin reducir su vida útil, la casi totalidad de la energía regenerada puede ser recuperada y almacenada. Hasta el 80 % de la energía cinética en el vehículo se puede recuperar de esta forma, dependiendo de las condiciones.

Por ahora el Defender eléctrico seguirá siendo un prototipo que con sus siete unidades de prueba fabricadas, continuará superando pruebas y aplicaciones, para que quizá en un futuro no muy lejano cambie totalmente las leyes del 4×4.