Bosch lanza en Colombia su líquido de frenos DOT 5.1.

11 0

La seguridad del frenado depende en gran medida del tipo de fluido que se utilice. En vehículos posteriores a 2013, esta tecnología es imprescindible.

boshInnovateq, representante en Colombia de Bosch, anuncia el lanzamiento del nuevo líquido de frenos Bosch DOT 5.1, para vehículos de última generación.

“Este producto responde a la necesidad de equipar los vehículos livianos, especialmente los de modelo/año 2013 en adelante, es decir, aquellos que tengan frenos asistidos electrónicamente con tecnologías Bosch versión 9.0 o similares”, explica John Gómez, gerente de marca Bosch.

Uno de los componentes de mayor importancia en el sistema de frenos de un vehículo es su líquido porque través de este fluido especial se transmite la fuerza de frenado desde el pedal hasta las pastillas o bandas dada su cualidad de ser incompresible.

Además se echa mano del principio de Pascal, el cual dice que “la presión ejercida sobre un fluido dentro de un recipiente de paredes indeformables se transmite con igual intensidad en todas las direcciones y en todos los puntos del fluido”.

Durante el siglo pasado las automotrices del mundo y las proveedoras de autopartes llegaron a un acuerdo en virtud del cual se determinó la norma DOT. En la actualidad en el mercado existen las especificaciones DOT 3 y DOT 4, y este año Bosch -el proveedor de sistemas de frenos número uno del mundo, trae al mercado colombiano el líquido DOT 5.1 para atender vehículos de última generación.

El líquido de frenos de especificación DOT 3 sirve para todo tipo de vehículos de trabajo normal, que no tengan ayudas electrónicas como ABS, ESP, etc. Por su parte, el DOT 4 se aplica en todo tipo de autos, camiones y motos de trabajo normal, con tecnologías ABS y electrónica de frenos. El líquido de frenos DOT 5.1 provee una mayor resistencia a la temperatura y es útil en vehículos de trabajo pesado, vehículos blindados y tecnologías electrónicas Bosch versión 9.0 en adelante.

Este componente es de los que menos atención recibe pues mientras no haya fugas se asume que está bien. Sin embargo, nada más lejano de la realidad. En automóviles, el líquido de frenos Bosch se debe cambiar totalmente cada 6 meses, cuando esté muy sucio o sea medido por un analizador de punto de ebullición: si comienza a hervir por debajo de 190°C es obligatorio el cambio por seguridad. En motos, el cambio debe ser mínimo 1 vez al año.

El líquido de frenos Bosch DOT 5.1 ya está disponible en lubricentros, estaciones de servicio o en talleres especializados identificados con el pendón “Bosch de Venta Aquí”.

Comentarios

Opiniones y comentarios bajo su responsabilidad

Otros links relacionados