Ascenso al Tablazo con 3 Chevrolet New Trail Blazer

29 0

El pasado Sábado, Naves 4×4, como único medio Colombiano especializado en vehículos 4×4, tuvo el gusto de acompañar a varios entusiastas de la aventura hasta Subachoque, Cundinamarca, para cumplir con el objetivo de ascender hasta la cima del cerro, El Tablazo, en 3 de las nuevas Chevrolet TrailBlazer, y de paso comprobar su desempeño.

Eran las 7 y 10 minutos cuando arribé al punto de encuentro que habíamos fijado. Alli me esperaba la flamante Chevrolet Nueva Trail Blazer de color café e identificada con el número siete. Mis compañeros de viaje: Saúl y David me recibieron cordialmente, e inmediatamente enrumbamos hacia Subachoque, un pequeño y atractivo municipio sabanero muy cercano a la capital.

Durante este recorrido por cinta asfáltica la camioneta se comporto muy bien, con una respuesta eficiente y un desempeño normal en un carro nuevo, sobretodo si, su motor es Diesel, tiene más de 2500 Cms., y equipa lo mejor de la tecnología de punta disponible. Después de unos 30 minutos arribamos al punto de encuentro con los demás participantes de la salida y enrutamos hacia el pintoresco municipio que data de la Colonia. Mientras se adherían más aventureros, realizamos la obligada parada para tomar algo caliente y acompañarlo con unas deliciosas coladas típicas del pueblo.

En el trayecto del centro de la población a la vereda donde se ubica el inicio de la trocha hacia el cerro, observamos también que la camioneta se manejaba muy bien en camino destapado y polvoriento, con una buena insonorización y una suspensión bastante confortable, permitiendo buen promedio de velocidad, así como estabilidad. Como es de norma antes del ascenso se revisaron los carros y se rebajó el inflado de las llantas para dejarlas mas o menos en 20 libras.TB_

hacía las 8:20 AM iniciamos el recorrido, que por cierto arranca difícil, pero que las TrailBlazer superaron sin ninguna dificultad. A medida que ascendíamos notábamos que las camionetas no sufrían para nada, especialmente su motor que en ningún momento se notaba esforzado. Llegó mi turno para conducirla, ya comprobada su comodidad en la banca trasera, observo con satisfacción que la silla del conductor ofrece también gran confort. Procedo entonces a familiarizarme con el tablero, los botones, la caja, que para esta versión es automática, y desde la perilla giratoria ubicada cerca a la palanca de cambios seleccioné el modo de tracción 4L, ideal para este tipo de camino, y con seguridad me enfrente a él, claro esta con la colaboración de nuestro amigo “Bula” en la dirección desde el exterior, que se hace necesaria en este tipo de ángulos en donde la pendiente no nos permite ver con claridad el camino.

Casualmente me tocaría superar unos de los tramos más duros del camino, en donde con total seguridad enfrenté los obstáculos, notando el gran torque de la TrailBlazer, y su eficiente control de tracción que casi que instantáneamente corregía la patinada de las llantas que se quedaban sin agarre. Al igual que la mayoría de vehículos equipados con motores turbo Diesel, este se dispara hacía las 1500 revoluciones, brindando un pico mucho más alto de empuje por lo que había que dosificar muy bien el acelerador.TB_16

El cuidado, tanto en esta camioneta como en cualquier otro 4×4 es de norma, pues a nadie le gustaría quedarse en el camino, o en el mejor de los casos tener que devolverse con el carro magullado. Al sortear un gran bache, y por efectos de la física, la camioneta se levanto en la parte frontal, cayendo luego hacia el lado izquierdo y levantando la parte trasera derecha, momento que aprovecharon mis acompañantes para tomarse la típica foto del Tablazo bajo la carrocería del carro. Metros adelante cedí el turno a otro entusiasta que se animaba a conducir.

TB_3

El ascenso se desarrolló sin mayores contratiempos y cerca de las 11 de la mañana estábamos compartiendo una amena conversación con un delicioso sandúche y una bebida, en uno de los parajes más encantadores de los alrededores, en donde la delicada vegetación de páramo dominada por Frailejones nos ofrecía el mejor de los cuadros. Aquí debo mencionar que el respeto hacia el entorno fue tomado muy en serio, por lo que se recogió hasta el mínimo papel, incluidas las colillas de cigarrillo abandonadas allí por irresponsables que no entienden que estos sitios hay que cuidarlos y respetarlos no sólo en el aseo sino también teniendo cuidado de no pisar los jóvenes tallos, ni tocar los que ya están desarrollados, ya que su fragilidad es conocida y su tiempo de desarrollo muy largo, debido a las difíciles condiciones climáticas en donde subsisten. Además disfrutarlos es un privilegio que sólo compartimos con Venezuela, y Ecuador, ya que no se encuentran en otros lugares en todo el planeta.

Luego de obtener el premio mayor al cumplir el ascenso, y de habernos deleitado con uno de los paisajes más hermosos, era hora de emprender el descenso, no menos complicado que el ascenso. Debo destacar que muchos de los conductores de las TrailBlazer se enfrentaban por primera vez a ese tipo de terreno y entre ellos se encontraban un par de directivos de Chevrolet, así como colaboradores de la marca en agencias de publicidad y comunicaciones, quienes se pusieron la camiseta de su producto.

En el descenso un par de susticos fueron el ingrediente de adrenalina extra, pero todos superados sin contratiempos. El sistema de frenos de las TrailBlazer se comporto muy bien, ayudado por la comprensión del motor con bajo puesto, que no permitió en ningún momento que los vehículos se desbocaran. Los 23 Cms de altura sobre el piso también permitieron una conducción confortable evitando golpes innecesarios a la parte baja de los vehículos. Destacable el trabajo de Julio Mejía y Cia. quienes a bordo de una Luv D-Max, totalmente stock, con caja mecánica y sin control de tracción, nos acompañaron en todo el trayecto como vehículo de apoyo. Nuevamente superamos el reto y con todos los carros arribamos al punto de salida para enrutarnos nuevamente hacía Bogotá, no sin antes volver a ponerle aire a los neumáticos.

Para concluir debo decir que las camionetas Chevrolet New Trail Blazer no tienen que envidiarle nada a otros marcas. Pero en esto del off-road el tiempo será el que se encargará de definir la balanza, al demostrar que tan durables, fuertes y mecánicamente estables son en el uso diario.

A continuación una galería de fotos y un par de videos de la salida, y por supuesto, mi agradecimiento a Jairo, Fabian, y a Chevrolet Colombia por la invitación, que espero se repita.

Miguel Ruget
Director
Revista Naves 4×4

TB_6

TB_7

TB_8

TB_14

TB_13

TB_12

TB_11

TB_10

TB_9

TB_15

TB_1

TB_19

TB_18

TB_17

TB_21

TB_27

TB_28

TB_30

TB_26

TB_25

TB_24

TB_23

TB_22

TB_21

TB_5

TB_2

Comentarios

Opiniones y comentarios bajo su responsabilidad

Otros links relacionados